No hay duda que la piel es la carta de presentación de cada persona, es el primer factor de belleza y salud visible, por lo que se ha convertido en el principal aspecto a cuidar para mantener un aspecto joven, saludable y atractivo.

Mantén tu piel bella y saludable

La realidad es que la piel es atacada a diario por factores tanto internos como externos, por lo que tener una piel radiante se ha convertido en un reto para todas las personas de hoy en día, quienes en muchos casos suelen desconocer esos aspectos que les afectan negativamente a diario.

Factores Internos

Pasemos a hablar entonces directamente sobre esos hábitos que deterioran nuestra piel y provocan su envejecimiento.

Podemos empezar por el más importante y es la mala alimentación. Aunque no suene como una sorpresa, muchas personas ignoran como algunos hábitos alimenticios pueden alterar en gran medida cómo se ve nuestra piel.

Una alimentación desbalanceada, con pocas vitaminas y minerales, carentes de frutas y verduras, van a opacar tu piel, haciéndola más vulnerable a enfermedades de la epidermis y a un aspecto menos atractivo en general.

En este orden de ideas, también hay que mencionar que la piel depende en gran medida de qué tan hidratado esté tu organismo, ya que de esto depende la flexibilidad y la elasticidad de la misma. Lo recomendable es ingerir unos 7 u 8 vasos de agua al día para asegurarte de estar en niveles aceptables de hidratación.

Otros hábitos muy dañinos son el tabaquismo, la ingesta de alcohol y el consumo de café. Estos 3 elementos, aparte de tener efectos devastadores en otros aspectos del organismo, son letales para tu piel, resecándola, deshidratándola y evitando que pueda oxigenarse y revitalizarse. No está de más decir que es AMPLIAMENTE recomendado dejar estos comportamientos por el bien de tu piel y de tu cuerpo en general.

Otro aspecto que suele pasarse por alto es la falta de descanso revitalizador. Si eres de esos que duermen 5-6 horas o menos, debes saber que tu piel estará pagando el precio de esa falta de sueño, ya que mientras duermes, tu cuerpo en general, al igual que tu piel, emplean procesos revitalizantes fundamentales por lo que los especialistas recomiendan dormir un mínimo de 8 horas al día.

Factores Externos

Entre los factores externos es obvio resaltar los efectos de los rayos ultravioletas provenientes del sol sobre nuestra piel. Pero acá hay que aclarar algo importante, nuestro organismo, nuestra piel, NECESITAN y se benefician de la exposición al sol, siempre y cuando sea moderado.

El problema realmente aparece cuando nos sobreexponemos directamente y por periodos prolongados, ya que estos rayos aceleran el envejecimiento de la piel y pueden, en casos extremos, ocasionar padecimientos serios como el cáncer de piel.

Ahora, para las chicas tenemos que hacer un inciso especial referente al maquillaje debido que el uso de estos productos afectan negativamente el desarrollo y procesos naturales de la piel. Por lo general, los expertos recomiendan que se remueva el maquillaje y se limpie la piel al menos dos veces al día y que nunca se debe dormir con estos cosméticos aplicados.

Por último y no menos importante, el ejercicio, que en realidad es más una mezcla de factores internos y externos que pueden ayudarnos notablemente a lucir una piel más saludable y atractiva. La actividad física nos ayuda a mejorar notablemente la circulación hacia nuestros tejidos de la piel, lo que impulsa los procesos naturales de renovación en la misma.

Ya con esta información a mano, es hora de que empieces a tomar cartas en el asunto y hagas un cambio a eso hábitos y costumbres que están deteriorando tu piel. ¡Anímate!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here