A diario, el ser humano cuenta con un método de aprendizaje común, que es el conocimiento, el cual consiste en la adquisición de una nueva información, ya sea por medio de práctica, compresión o una educación implantada que nos genera un nuevo entendimiento hacia lo aprendido, pero este a su vez trae un gran problema: la  memoria.

Gran parte de la población humana se le dificulta llevar a cabo la tarea de memorizar o aprender algo, así, recordando por tan solo un corto lapso de tiempo el nuevo conocimiento, dificultando muchas veces que se avance sobre algo, siendo causa de estrés, dificultad de aprendizaje e incluso fracaso.

Actualmente, se desarrolló un estudio donde nos trae una fascinante noticia: mientras se duerme, lo aprendido durante el día, se lleva a cabo un proceso donde el cerebro estimula para poder que ese aprendizaje se memorice por un largo periodo de tiempo.

Este estudio, se llevó a cabo por la Universidad de Lübeck ubicada en Alemania, se realizó con 191 personas voluntarias, el cual cada una debía de memorizarse determinada información, luego, se llevaba una parte del grupo de personas a que fuese a dormir quedando el otro grupo despierto, al cabo de unas horas, el total de voluntarios fueron sometidos a un test para evaluar su capacidad de memoria, dando como resultado que las personas que habían concedido el sueño tuvieron mayor capacidad de memoria.

Mediante esta teoría, se puede afirmar que es una razón por la cual en la educación de algunos países incluyen un periodo corto de sueño, siesta, ya que así logra generar una mayor adhesión y comprensión del estudiante a la clase.

¡Qué bien! Ahora se agrega un beneficio más al sinfín que presenta llevar a cabo un buen horario de sueño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here